En honor a los mártires de Acteal y de Enrique Lomas, presentamos este artículo sobre los culpables materiales de este acto que indignaron al mundo. Al final proporcionamos datos sobre los sitios en el internet donde pueden encontrar información más completa y reciente sobre la masácre de Acteal y, más que nada, información sobre qué hacer para que haya justicia y paz para las comunidades indígenas de Chiapas.

¡Cuidado con los paramilitares!

Nuevamente, Chiapas se viste de luto. La masacre de Acteal, logró su objetivo, colmar de pavor a los habitantes de los altos chiapanecos. Ahora emigran a lugares más seguros, dejando tras de sí, sus pobres pertenencias y lo más doloroso, su querida tierra. Mientras el sufrimiento de la pobre gente se recrudece, los paramilitares se frotan las manos por el éxito obtenido, han sembrado el terror y han puesto a huir a quienes estorban a sus patrones, quienes a cambio, los premian con un sueldo fijo.

Los paramilitares en cualquier parte del mundo son, -como bien dijo Luis Hernández Navarro en su artículo,
El Agua y El Fuego- los que tienen sobre un ejército regular la ventaja de no tener que dar cuentas a nadie de sus actos. Su tarea es la de asesinar, sembrar el pánico en los enemigos de quienes les contratan, sin importar quienes sean los que tengan que morir, niños, mujeres embarazadas, ancianos, en fin gente inocente por los cuatro costados.

Y a propósito de enemigos, no cabe ya la duda de que el Gobierno Mexicano considera a los zapatistas y a sus seguidores como sus reales enemigos. Nadie ha cuestionado con mayor enjundia y conocimiento de causa el sistema neoliberal del doctor Ernesto Zedillo, que los zapatistas. Ningún partido político u alguna otra organización, ha analizado tan a profundidad las causas de los males que afectan a este país y muy concretamente a los pueblos indios, como lo ha hecho el Comité Clandestino Indígena de la Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Un México en donde quepan todos, en donde nadie salga sobrando, es una propuesta contraria al plan de gobierno del presidente Zedillo, que va dirigido a la protección de los grandes capitales en detrimento de las grandes mayorías trabajadoras y muy particularmente de los millones de indígenas que aún sobreviven en el país.

Entonces, se explica el porqué el Gobierno Federal no ha querido cumplir con los acuerdos de San Andrés Larráinzar y se ha negado sistemáticamente a poner bases firmes con la finalidad de alcanzar la paz en Chiapas. El Gobierno Federal, no está para nada de acuerdo con los planteamientos de los indígenas chiapanecos, que quieren gobernarse a sí mismos sin dejar por eso de ser mexicanos; de salir de su ancestral atraso, de dejar de ser explotados por hacendados y rufianes y levantarse hacia el progreso como hombres que son, exactamente iguales a otros hombres de cualquier otra latitud.

Curiosamente, los eternos explotadores de Chiapas, si están de acuerdo con la ideología de la clase gobernante mexicana. Para ellos las cosas deben seguir igual que siempre, los indígenas chiapanecos no son más que bestias de carga a los que les falta mucho para ser verdaderamente humanos; así lo concebía uno de los grandes hacendados, de principios de siglo, de nombre Manuel Larráinzar, quien sin rubor alguno afirmaba: "Pa qué voy a comprar bestias si tengo tanto mozo?". Y así lo siguen pensando los hoy acaudalados, dueños de fincas y haciendas, la mayoría de ellos priístas de hueso colorado. Entonces hay razón para creer en los comunicados del EZLN, que apuntan a responsabilizar de la creación de los grupos paramilitares, al Gobierno Federal, al PRI de la localidad y a los hacendados y finqueros de Chiapas. Es a ellos a quienes beneficia, la acción despiadada de los paramilitares.

Ahora bien, la creación de grupos paramilitares ha llevado a Colombia a una orgía de sangre, muerte y desolación, en donde la impunidad es ama y señora. El Secretario General de Justicia Y Paz de la Conferencia de Religiosos en Colombia, el jesuíta Javier Giraldo, anota en un estudio titulado:
Colombia esta Democracia Genocida, lo siguiente: "¿Qué hacer entonces? de todas maneras la impunidad sigue siendo clave fundamental del modelo y sus consecuencias desastrozas para la sociedad: deja intactas las estructuras y asiente implícitamente a las conductas que hicieron posibles los crímenes, allanando el camino para que se continúen perpetrando; legitima ante la sociedad conductas que destruyen radicalmente la convivencia humana civilizada..."

Los paramilitares que asesinaron a 46 indígenas chiapanecos, pueden ser el comienzo de una "colombianización" que puede incendiar a nuestro país. Si el Gobierno Federal, continúa evadiendo su responsabilidad para lograr la paz en Chiapas, y se hace de la vista gorda a la acción devastadora de los paramilitares, no nos extrañe que más temprano que tarde, se tenga que instaurar en México al igual que en Colombia el Estado de Sitio, que practicamente se ha hecho permanente en el sufrido país sudamericano.

Lo que está sucediendo en Chiapas ahora mismo, con la actuación impune de los paramilitares, es indicio claro, contundente de que se está destruyendo el principio básico de lo que es una convivencia humana civilizada. Ciertamente hay varios detenidos por lo de la matanza de Acteal, pero muchos de ellos ni siquiera pasaron las pruebas que los delate por haber disparado armas de fuego.

La información que viene de la gente que está en la línea de fuego, señala como responsables directos de la matanza a: "60 paramilitares del Partido Revolucionario Institucional, patrocinados por los gobiernos federal y estatal" quienes fueron los que atacaron con armas de grueso calibre a los indígenas refugiados en Acteal. Los gobiernos federal y estatal están bajo sospecha y se dice que desde hace dos años dieron luz verde al proyecto de contrainsurgencia presentado por el Ejército Federal y que intenta desplazar la guerra zapatista hacia un conflicto entre indígenas, motivado por diferencias religiosas, políticas o é tnicas.

"Vamos a acabar con la semilla zapatista" es el grito de guerra de los paramilitares denominados "Máscara Roja". ¿Será posible ponerle un hasta aquí a tamaña brutalidad?.


¡Involúcrese! Sus impuestos que son canalizados a México están manchados de sange indígena. No permita que continúe reinando la impunidad y la barbarie del PRI-gobierno en México. Infórmese sobre qué hacer en estos sitios:

Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas
Comisión Nacional por la Democracia en México
¡Ya Basta! Página del EZLN
Frente Zapatista de Liberación Nacional


|Home Page| |Primera Página|